3

ELINOR SMITH

Scroll
to explore
Elinor Smith es la mujer piloto más joven de la historia y estableció múltiples récords mundiales. Mientras intentaba batir un récord, la aviadora perdió el conocimiento a 7900 m. El avión se desplomó, pero se despertó en el último momento.
1911-2010
A la edad de 10 años Elinor Smith comenzó a recibir clases de vuelo, a los 15 años dominó su primer vuelo en solitario. Solo un año después, en 1928, recibió su licencia de la Administración Federal de Aviación. Esto hizo que la joven de 16 años fuera el piloto certificado más joven del mundo. Unos meses más tarde, la joven de Long Island, Nueva York, causó aún más furor, cuando voló bajo los cuatro puentes de Nueva York. Y todo porque un conocido, que lo intentó y fracasó, dijo que ella no podría. Ella fue la primera y única piloto en lograr esta hazaña.

Después de luchar contra el agotamiento, el frío, las turbulencias y los problemas de equipo, Elinor Smith batió el récord de resistencia en solitario para una mujer, al volar en un avión de cabina abierta durante 13 horas y 16 minutos el 30 de enero de 1929: en ese momento, la niña maravilla de la aviación tenía solo 17 años.
Pero Smith siguió tratando de sobrepasar los límites. En noviembre de 1929, estuvo en el aire durante 42 horas gracias a la innovación del reabastecimiento en vuelo. Cuando fue elegida Mujer Piloto del Año en 1930, voló más alto que nadie y estableció un récord de 8357 m. De nuevo en tierra, Elinor Smith escribió una carta: "Me complace informarles del nuevo récord de altitud que se acaba de lograr de nuevo exclusivamente con los relojes Longines. Los relojes funcionaban perfectamente en todo momento".

En marzo de 1931, Smith subió aún más alto hasta los 9929 m, lo que estableció un nuevo récord mundial femenino, aunque estuvo a punto de morir durante el primer intento. A 7900 m el motor se detuvo, perdió el conocimiento y el avión comenzó a caer en picado hacia el suelo. A punto de quedarse sin tiempo, Smith se despertó a unos 1800 m y logró aterrizar en Long Island. En 1932, como primera piloto de pruebas del sector, logró un récord de velocidad femenino, al alcanzar los 369 km/h. Elinor Smith rechazó cualquier limitación relacionada con su juventud o su sexo, y trató de sobrepasar los límites en la medida de lo posible para mostrar a otras jóvenes que era posible.
Elinor Smith rompió el récord de resistencia en solitario femenino cuando todavía era una adolescente (Farmingdale, Nueva York, abril de 1929).
Summary