6

PHILIP VAN HORN WEEMS

Scroll
to explore
El ingenioso oficial de la Marina de los Estados Unidos enseñó a los pilotos más famosos a navegar por el aire utilizando un preciso reloj Longines, un sextante y las estrellas.
Amy Johnson (izquierda) entrenada por el experto en navegación Philip Van Horn Weems. Sobre su manga, la aviadora británica lleva un reloj de piloto Longines con un disco giratorio interno que sincroniza el reloj con la señal de radio. En el escritorio hay otro reloj de piloto Longines. (Annapolis, Maryland, EE. UU., 3 de mayo de 1937).
1889-1979
Antes de la era de los vuelos guiados por radio, su mente creativa ayudó a miles de pilotos a encontrar su camino: Philip Van Horn Weems, oficial de la Marina, instructor e inventor. Durante su educación en la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis, Weems destacó como un atleta de primera clase y como marinero. Fue un estudiante sobresaliente, con experiencia en navegación, y empezó a enseñar en la Academia. En la década de 1920 muchos pilotos morían cuando intentaban cruzar los océanos, ya que la navegación aérea era difícil y a menudo inexacta. Weems utilizó su experiencia naval para ayudar a los pilotos. En 1927, el oficial de la Marina fundó la Escuela de Navegación de Weems, donde muchos de los aviadores más influyentes aprendieron sus habilidades esenciales. Weems, con quien solían enojarse sus superiores, más conservadores, persiguió nuevos métodos de navegación celestial y mejoró los procesos y equipos para fijar la posición.

Uno de sus estudiantes más destacados fue Charles Lindbergh, a quien la Marina asignó a Weems para enseñar navegación celestial durante un mes en 1928. Las técnicas que desarrolló Weems se convirtieron en el estándar para la navegación de largo alcance durante tres décadas, y fueron adoptadas por el Cuerpo Aéreo del Ejército estadounidense y por Pan American Airways. Antes de 1927, los relojes solo podían ajustarse al minuto. Sin embargo, solo un error de 4 segundos en un reloj podría desviar un avión a una milla de su curso, en función de su velocidad. En 1927, Weems ideó un reloj que se sincronizaba perfectamente con la señal horaria emitida por la radio al segundo más cercano, sin detener el movimiento. Esto se logró mediante un disco interior giratorio equipado con una escala de 60 segundos.
Longines, renombrado especialista en relojes de piloto y proveedor oficial de la Federación Aeronáutica Internacional, comenzó a producir el reloj "second-setting" en 1929. Ese mismo año Weems solicitó la patente de un reloj que podía sincronizarse a una señal de radio, ya sea por medio de una esfera central giratoria o de un bisel. Los relojes fabricados por Longines y diseñados por Lindbergh y Weems fueron los primeros en el mundo en estar equipados con un bisel giratorio. En agosto de 1931, el Cuerpo Aéreo de los Estados Unidos aprobó el reloj de pilotos Longines Weems Second-Setting, tras lo cual pasó a formar parte del equipamiento de los pilotos y siguió en servicio hasta 1946.

Philip Van Horn Weems no solo mejoró los procesos y el equipo para fijar la posición en la navegación aérea. Sus técnicas se convirtieron en el estándar de la navegación de largo alcance durante tres décadas. En 1960, Weems recibió una medalla de oro del Instituto Estadounidense de Navegación. El instituto también creó un premio anual con su nombre.










Summary