8

Ruth Nichols

Scroll
to explore
Fue la única mujer piloto que mantuvo simultáneamente los récords mundiales de velocidad, altitud y distancia.
1901-1960
Cuando Ruth Rowland Nichols subió a la cabina de su avión "Flying Furnace" (Horno volante) el 14 de febrero de 1931 a las 16 horas, llevaba un pesado traje de vuelo, botas forradas y una bufanda púrpura alrededor de la cabeza en lugar de un casco. La aviadora despegó y condujo a su ruidoso avión propulsado por diésel a un nuevo récord de altitud de 6074 m cuando dos de sus cilindros explotaron. A temperaturas de menos 15 grados, Nichols tuvo que mantener la calma y usar el oxígeno de su tanque. Consiguió arreglárselas para aterrizar de forma segura su Lockheed Vega en el aeropuerto Floyd Bennett cerca de Nueva York. Durante la hazaña, confió en un reloj Longines, como lo hizo durante todos sus principales vuelos a partir de 1931.

En aquellos días Ruth Nichols era una de las "fly girls" más famosas, su coraje y espíritu audaz la convirtieron en un icono nacional. Comenzó su carrera en 1924, y se convirtió en la primera mujer piloto de hidroaviones con licencia en los Estados Unidos. Muchos querían volar en aquellos días, pero solo unos pocos privilegiados pudieron hacerlo. En 1928, de los 29 millones de mujeres que vivían en los EE. UU., menos de una docena tenían licencias de piloto. A menudo, estas pilotos de aviones sufrían burlas o se las ignoraba. Pero Ruth Nichols pilotó todos los tipos de aviones que se habían fabricado: dirigibles, planeadores, autogiros, aviones terrestres e hidroaviones, anfibios, monoplanos y biplanos, aviones bimotores y cuatrimotores y jets supersónicos.
Nichols y su instructor de vuelo se convirtieron en los primeros en volar sin escalas de Nueva York a Miami en 1928. En diciembre de 1930, batió el récord de Charles Lindbergh en un vuelo a través del país; tardó 13 horas y 21 minutos en completar el viaje. Al año siguiente, Nichols se convirtió en la primera mujer en ostentar los récords internacionales de altitud (8761 m), velocidad (339 km/h) y larga distancia (3182 km). A finales de 1932, Ruth Nichols se convirtió en la primera mujer piloto de una aerolínea comercial de pasajeros, al volar para New York y New England Airways. La enérgica mujer del aire fundó en 1939 Relief Wings, un servicio aéreo civil que realizaba vuelos de ayuda de emergencia y ayudaba a la Civil Air Patrol (Patrulla Aérea Civil) durante la Segunda Guerra Mundial.

Ruth Nichols se involucró en otros esfuerzos humanitarios. Organizó una misión de apoyo a UNICEF, incluida una vuelta al mundo en 1949. En 1958, Nichols copilotó un reactor Delta Dagger y alcanzó 1600 km/h y una altitud de 15 545 m, por lo que estableció nuevos récords de velocidad y altitud femeninos con 57 años.



Summary