13

Richard Byrd y Floyd Bennett

Scroll
to explore
El oficial de la Marina de EE. UU. y su jefe de pilotos fueron los primeros en explorar la Antártida.
1929
El planeta aún no había sido descubierto completamente: todavía había bolsas de hielo distantes de la tierra que ningún hombre se atrevía a tocar. Pero ahí estaba Richard Byrd, teniente de las fuerzas navales de los Estados Unidos. Sabía que iba a ser un viaje peligroso cuando despegó en Spitsbergen para descubrir el Polo Norte el 9 de mayo de 1926. Se elevó sobre un terreno helado e inhóspito sin puntos de referencia que lo guiasen. Junto con Floyd Bennett, su jefe de pilotos, estuvo explorando la región del Polo Norte durante un vuelo de más de 15 horas. Una fuga de aceite en el motor los obligó a regresar antes de lo previsto; probablemente no llegaron al verdadero Polo Norte. Pero en EE. UU. se los aclamó como héroes nacionales.

Richard Byrd continuó explorando territorios inexplorados. En 1928, Byrd anunció una expedición al último continente desconocido: la Antártida. Consiguió el apoyo financiero para su proyecto de industriales estadounidenses, como Edsel Ford y John D. Rockefeller.

En octubre de 1928, Byrd y su tripulación navegaron hacia el sur y aterrizaron en la barrera de hielo de Ross de la Antártida, donde establecieron su base. Dieron nombre a las montañas Rockefeller" y a la Tierra de Mary Byrd, en honor a la esposa de Byrd, una región aún desconocida.
El viernes 29 de noviembre de 1929, Byrd y su tripulación despegaron en su avión Ford Trimotor del campamento base "Little America". Para llegar al Polo Sur, el explorador tuvo que volar unos 1300 km. Byrd navegó usando una brújula solar y relojes Longines. Los glaciares, macizos y grietas marcaron el accidentado paisaje que se revelaba bajo ellos. Las más imponentes eran las montañas de la Reina Maud, que se elevaban a más de 3350 m. Para llevar sus aviones a las altas montañas, la tripulación tiró por la borda latas vacías de combustible y numerosos kilos de valiosos alimentos para reducir la carga. Lograron superar el terreno por un pequeño margen; y unas horas más tarde Byrd y su tripulación fueron los primeros hombres en volar sobre el Polo Sur. El vuelo duró casi 19 horas, con una parada para repostar el avión.

Después de esta aventura, el fabricante de relojes suizos de Saint-Imier recibió un radiograma: "Los instrumentos Longines y los relojes cronómetros suministrados por la empresa Wittnauer de Nueva York han dado el servicio más satisfactorio. Con sincero agradecimiento, la expedición antártica de Byrd".

Byrd emprendió cuatro expediciones más a la Antártida soportando a veces temperaturas entre -50 y -60 °C solo en una estación meteorológica, y lo ascendieron a contraalmirante por sus logros.
Richard Byrd y su tripulación realizaron el primer vuelo al Polo Norte el 9 de mayo de 1926 en el avión Fokker F.VII.
Summary