16

PAUL-EMILE VICTOR

Scroll
to explore
Paul-Émile Victor (tercero por la izquierda) con otros miembros del equipo de la expedición.
Nada podía detener a Paul-Émile Victor. Hijo de un fabricante de tuberías en el Jura francés, se mudó a vivir con los inuit. Un científico aclamado que se propuso como objetivo compartir su conocimiento. Los relojes y dispositivos Longines formaban parte del equipo básico utilizado en sus expediciones.
1907-1995
Paul-Émile Victor no tenía límites. Rechazó las normas de la sociedad y dejó a su familia de clase media para vivir con los inuit en una cultura centrada en las focas. Las fronteras geográficas no lo detuvieron en su búsqueda para descubrir más y llegar más lejos. No lo hizo para sí mismo, sino para compartir la alegría del descubrimiento y su conocimiento con el mayor número de personas posible, dando conferencias, escribiendo libros y dibujando las cosas que había tenido la oportunidad de ver y entender. Se unió a la marina y obtuvo su licencia de piloto, de forma que la tierra, el mar y el aire quedaron a su alcance.

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue piloto y paracaidista en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Cuando se restableció la paz, volvió a Francia y fundó las Expediciones Polares Francesas. Durante casi 30 años, Paul-Émile Victor dirigió 150 expediciones en busca de información para descubrir el misterio de los polos. Durante este tiempo, confió en la fiabilidad y la precisión de los relojes e instrumentos Longines, ya que eran resistentes a las condiciones climáticas más extremas.
Los cronómetros Longines se sincronizaban con una señal de radio cada hora y se utilizaban para calcular los puntos astronómicos, que eran esenciales para determinar las posiciones y las rutas. Los miembros de las expediciones llevaban relojes de pulsera Longines, incluido un modelo (ref. 5483) que fue reeditado en 2010. Gaston Rouillon, director adjunto, apreció su perfecta regularidad y su alto nivel de precisión, mientras que el físico asistente, Jean-Claude Heuberger, se sorprendió de que los relojes pudieran incluso soportar el agua de mar. Marcel Ichac, un cineasta que los acompañó, señaló que incluso a temperaturas de -40 °C durante dos meses, el movimiento siguió funcionando. El geólogo Jean Ravier simplemente dijo: "¡Estaba encantado!". Paul-Émile Victor incluso escribió a Saint-Imier diciendo: "Recuerdo con cariño los tres cronómetros Longines que me llevé para calcular la longitud durante nuestra travesía por el desierto de hielo de Groenlandia en 1936. Eran la diferencia entre el fracaso y el éxito".

Para Longines, esta fue la continuación lógica de su compromiso prolongado, desde finales del siglo XIX, con los exploradores de los grandes desiertos de hielo.
El Longines favorito de Paul-Émile Victor era un cronómetro marino (cal. 24.99). Desde 1908, Longines certificaba sus relojes de alta precisión, equipados con cal. 24.99, como cronómetros de observatorio. Muchos de estos instrumentos de precisión los adquirió el ministerio de marina estadounidense y británico para usarlos como relojes marinos.
“RECUERDO CON CARIÑO LOS TRES CRONÓMETROS LONGINES QUE ME LLEVÉ PARA CALCULAR LA LONGITUD DURANTE NUESTRA TRAVESÍA POR EL DESIERTO DE HIELO DE GROENLANDIA EN 1936. ERAN LA DIFERENCIA ENTRE EL FRACASO Y EL ÉXITO”
1907
Nace en Ginebra (Suiza).
1929
Completa su servicio militar en la Marina francesa.
1931
Recibe su licencia de piloto. También sirvió en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.
1934
Primer contacto con los inuit. Después de pasar un año con ellos, fue capaz de hablar su idioma con fluidez.
1947
Funde y dirige las Expediciones Polares Francesas que organizaron 150 expediciones en 29 años.
1962
Después de viajar por el mundo, se percata de la necesidad de proteger el medioambiente y se compromete con esta causa.
1995
Fallece en Bora Bora.
Geodesista que mide la forma geométrica de la Tierra, Groenlandia, 1950.
Summary