17

Luis Amadeo de Saboya

Scroll
to explore
Ya en 1899, el noble italiano Luis Amadeo de Saboya decidió viajar al Polo Norte. Para navegar por el hielo, equipó a su equipo con cronómetros Longines, famosos por su fiabilidad. Aunque estos pioneros fracasaron en su objetivo, tuvieron éxito en la hazaña de mantenerse vivos.
En 1899, los cronómetros Longines fueron capaces de resistir las condiciones extremas del Ártico.
Cronómetro Longines
1873-1933
Luis Amadeo de Saboya, duque de Abruzzo, fue uno de los primeros exploradores en utilizar los cronómetros Longines durante su exploración del Polo Norte en 1899. Se llevó seis cronómetros de bolsillo Longines ajustados a −20 °C con él. Su barco, el Stella Polare, echó el ancla en el otoño de 1899 en la bahía de Teplitz en la costa occidental de la Tierra del Príncipe Rodolfo, el punto más septentrional de las ochenta y cinco islas del archipiélago de la Tierra de Francisco José, descubierto 26 años antes por algunos audaces austriacos.
El grupo de hombres, partiendo de su campamento de invierno a 81° 47' latitud norte, trató de llegar al Polo Norte con perros de trineo. Calculaban su posición cada día con sus cronómetros Longines. Frenados por el viento y las condiciones caóticas del hielo del océano Ártico y temerosos de quedarse sin comida, se resignaron a dar la vuelta. Luego alcanzaron los 86° 34' latitud norte, a 380 km del polo. Después de pasar 104 días congelándose en el hielo, lograron finalmente encontrar su barco y regresar a Noruega con un casco debilitado por innumerables golpes contra el hielo. A veces el desafío es solo mantenerse vivo.
Summary