20

STEVE MCKINNEY

Scroll
to explore
La primera persona que esquió cuesta abajo a más de 200 km/h fue un campeón de velocidad que entrenó su mente con yoga.
1953-1990
Cuando Steve McKinney apareció en las empinadas laderas de Cervinia, Italia, en 1974, la apretada comunidad de corredores de esquí no entendía lo que el hippie americano de pelo largo estaba haciendo en la famosa competición de velocidad. McKinney le preguntó a un corredor italiano si podía tomar prestados sus esquís para la carrera. Aunque al principio se rieron de él, el italiano aceptó prestar sus caros esquís al extranjero que, con 1,92 m de altura, parecía un guerrero vikingo. Más tarde McKinney corrió por la recta muerta más rápido que todos los demás, estableciendo un nuevo récord mundial a más de 189 km/h.

¿Cómo lo consiguió? "Descubrí el camino medio de la quietud dentro de la velocidad, la calma dentro del miedo, y lo mantuve más tiempo y en silencio que nunca antes", escribió McKinney en un artículo de 1975 para la revista SKI Magazine. Esquiaba a velocidades en las que una caída podría quemarlo, ya que su aerodinámico y elegante traje de plástico podía encenderse por la fricción con la nieve. "Puedes sentir miedo antes de la carrera y a veces después, pero no durante. No hay suficiente tiempo", explicó McKinney.
De adolescente, contrajo fiebre reumática y estuvo casi paralizado durante todo un verano. En lugar de ahogarse en la autocompasión, McKinney recurrió a los libros y a la música, y pasó horas leyendo sobre espiritualidad e historia y memorizando poemas. "Fue este lado introspectivo y espiritual el que formó a su lado atlético, y su capacidad para perseguir objetivos disparatados afrontando un enorme peligro se debió a un cálculo espiritual más sosegado en lugar de a la flagrante autopromoción que impulsa a muchos atletas extremos", explicó su hermana Tamara McKinney, excampeona de esquí que ganó 18 carreras de la Copa del Mundo.

El joven Steve se recuperó y se convirtió en un talentoso corredor de descenso. Pero dejó el equipo de esquí de EE. UU. antes de tiempo, debido a los "descerebrados políticos de esquí", como él los llamaba.



Steve McKinney esquía en la montaña del Mamut (California del Este) en los años 70 con su estilo habitual: rápido y agachado.
En 1972, McKinney se interesó en el esquí de velocidad. Un accidente de escalada que le rompió la espalda dio al traste con los planes para competir en la carrera de velocidad de Cervinia. El atleta rebelde pasó gran parte del año siguiente en una escayola corporal.

McKinney, una vez más, tuvo tiempo para leer. Además de aprender sobre técnicas de esquí de velocidad, estudiaba budismo. En 1974, estaba listo para batir el récord mundial de velocidad en Cervinia. McKinney no tenía entrenador, pero se entrenaba con yoga, largos viajes de esquí de fondo alrededor del lago Tahoe y escalada en roca. "Me tranquiliza la mente para que pueda hacer el movimiento correcto rápidamente".

El 1 de octubre de 1978, McKinney estaba en la cima del descenso en Portillo, en los Andes chilenos, usando su casco tipo Darth-Vader y sus esquís de 235 cm. "Cuanto más rápido viaja mi cuerpo, más lenta parece funcionar mi mente", explicó. "En el crescendo de la velocidad, no hay pensamiento, ni sonido, ni visión, ni vibración. Es simplemente instinto y fe".
Con un descenso de 80 % en los primeros 800 metros, McKinney comenzó una casi caída libre. Era virtualmente como saltar de un acantilado, la única manera en que un ser humano puede acelerar a altas velocidades en tan poco tiempo solo con su energía. Después de algunas respiraciones el esquiador, con su traje ajustado a la piel, pasó la primera barrera fotoeléctrica, y menos de dos segundos después, el segundo sensor fotográfico a 100 m de distancia. El equipo de Longines registró el tiempo con precisión de una milésima de segundo y calculó una velocidad de récord mundial de 200,222 km/h.

El abuelo del esquí de velocidad estableció nuevos récords en 1982 cuando alcanzó los 201,200 km/h y en 1987 con 209,800 km/h. Mientras tanto, el deportivo McKinney se dedicó al ala delta; pero no en los lugares habituales, buscaba el lugar definitivo. En 1986, este ávido alpinista llevó su ala delta a la cresta oeste del Everest a 7925 m, para convertirse en el primer hombre en hacer ala delta desde la cima del mundo.

McKinney tentó al destino muchas veces, ya fuera esquiando más rápido que nadie, volando desde las montañas más altas o rompiéndose la espalda en un accidente de escalada. Sin embargo, al final, no fue una aventura peligrosa la que selló su destino, sino un trivial accidente de tráfico. En una noche de niebla en noviembre de 1990, conduciendo de vuelta a Tahoe, McKinney se estacionó al lado de una autopista para tomar un descanso, cuando un coche se estrelló repentinamente contra su vehículo.
Steve McKinney celebrando su primera victoria en Cervinia, Italia, en 1974.
McKinney rompió la barrera de los 200 km/h en Portillo, Chile, en 1978.
1971
Se une al equipo de esquí de los Estados Unidos como especialista en descenso.
1974
Gana la carrera de velocidad "Kilometro Lanciato" (kilómetro volador) en Cervinia, Italia, con una velocidad de 189,5 km/h, con la que estableció un nuevo récord mundial.
1978
McKinney inventa los trajes de goma para esquiar y los cascos aerodinámicos especiales, que se convertirían en el equipo estándar de este deporte.
1984
McKinney y Jim Bridwell esquían con éxito por el Denali (monte McKinley, 6190 m).
1987
McKinney establece su último récord mundial de velocidad de esquí con 209,8 km/h.
Steve McKinney después de ganar el "Kilometro Lanciato" (kilómetro volador) en Cervinia, Italia, con una velocidad de 189,5 km/h, para establecer su primer récord mundial.
Summary