23

Pionero de los rallies

Scroll
to explore
En los primeros años de los rallies, los pilotos confiaban en sus habilidades para correr sobre pasos escarpados y caminos polvorientos en automóviles legales. Desde la Copa de los Alpes y la Acrópolis de Grecia, hasta el RAC en Inglaterra y el Rally de Canadá, los organizadores confiaron el cronometraje a Longines.
Graham Hill (doble campeón mundial de Fórmula 1 y ganador de las 24 horas de Le Mans), al inicio del Rally RAC en Inglaterra, en noviembre de 1965, con un cronómetro Longines.
1950-1985
Los pilotos de rally no competían en un circuito cerrado en un patio de recreo artificial, sino en carreteras públicas, asfalto, grava, nieve y hielo en cualquier condición climática. Su instrumento no es un sofisticado automóvil de carreras, sino una berlina o un automóvil deportivo con solo pequeñas modificaciones. Un recorrido típico de un rally consiste en una serie de "etapas especiales" cortas (hasta unos 50 km) cronometradas en las que tiene lugar la competición propiamente dicha, así como "etapas de transporte" en las que los automóviles de rally deben conducirse hasta la siguiente etapa competitiva dentro de un plazo determinado; se aplican penalizaciones si la etapa no se completa a tiempo. Por lo tanto, el piloto necesitaba la ayuda de un navegante con talento.

El primer rally que volvió a arrancar después de la Segunda Guerra Mundial fue la "Coupe des Alpes" de 1946, una de las carreras más desafiantes del mundo. Los pilotos tuvieron que conducir 4500 km por caminos de montaña, subiendo y bajando un centenar de los pasos más altos de los Alpes franceses. "Las diferencias de altitud que se suceden a un ritmo rápido ponen a prueba incluso al organismo más experimentado. Me duelen los oídos", señaló el copiloto francés Jean-François Jacob, después de una victoria en 1969 en un Alpine A110. La carrera se libró en septiembre, cuando la lluvia hizo que los caminos se mojaran y fueran traicioneros. Los deslizamientos de tierra y la caída repentina e impredecible de rocas se convirtieron en trampas peligrosas en los lugares más inesperados. La nieve demostró ser un peligro adicional. "Cae solo a grandes alturas y rápidamente se convierte en una peligrosa sopa que desafía a los mejores neumáticos. Los peligros de la mecánica elevan el espectro del abandono sobre el capó de cada automóvil. La tensión, los inevitables golpes del destino en un evento tan largo, [...] generan sueño y fatiga. Esto da lugar a esperanzas y sueños salvajes. Tiene como resultado numerosas decepciones. Pero también trae recuerdos inolvidables", escribió el navegante Jacob.
Las carreras de automóviles fueron una experiencia enriquecedora para él: "Entablé sólidas amistades, descubrí competidores respetables y leales, y también me codeé con un gran número de idiotas, individuos sobreexcitados y peligrosos cuya tolerancia y sentido común no excedía el grosor entre su suela y un pedal de freno", resumió el copiloto ganador. Longines cronometró la "Coupe des Alpes", el Rally de Monte-Carlo (véase el siguiente capítulo), el Rally RAC Internacional de Gran Bretaña, el Rally TAP de Portugal, el Rally de los Mil Lagos de Finlandia y el Rally Bandama de Costa de Marfil en África. Para cronometrar los rallies, Longines desarrolló un dispositivo de grabación llamado "Printogines", impulsado por un reloj con una reserva de marcha de 8 días. Cada competidor recibió una tarjeta que se introdujo en una ranura en cada punto de control. El registro se iniciaba presionando un pulsador: la misma indicación se reproducía en una tira de control que permanecía en el aparato. Esta tira de papel permitió a los organizadores establecer con precisión las penas y clasificaciones. El equipo de cronometraje funcionaba al aire libre y tenía que ser preciso incluso con fluctuaciones de temperatura de hasta 50 °C.

Los instrumentos Printogines viajaban alrededor del mundo cada año: desde el cronometraje del Rally de Montecarlo y el caliente Rally de la Acrópolis de Grecia hasta el Rally de las 4000 Millas a través de Canadá y el Rally RAC de Gran Bretaña. "Pocos fabricantes han logrado hasta ahora construir aparatos de registro suficientemente seguros con una precisión al menos igual a la exigida por la reglamentación", escribió Edmond Evard, cronometrador oficial del Club Automovilístico de Suiza sobre los instrumentos Longines. En la década de 1970, tras desarrollar una versión electrónica y muy precisa de la Printogines, se designó a Longines cronometrador oficial de todos los rallies del Campeonato Mundial de Rally.
Cronometraje en el Rally Acrópolis, Atenas (Grecia), 1965.
El Alfa Romeo TZ Zagato al inicio del Rallye des Roses, Antibes (Francia), 1966.
El ganador Jean-François Jacob y Jean Vinatier en un Alpine A110 1600 en el control de tiempo de Longines, Coupe des Alpes 1968.
Summary