24

Rally de Montecarlo

Scroll
to explore
Este glamuroso evento, fundado hace más de 100 años para atraer a clientes adinerados al casino de Mónaco en invierno, ha alcanzado un estatus legendario en el mundo de los deportes de motor. En sus años dorados, las heladas carreteras del paso de Turini fueron escenario de las más duras batallas entre Porsche y el azul alpino francés, cronometradas por Longines.
Rauno Aaltonen (SF)/Liddon (UK) en un Mini Cooper S, ganador del Rally de Montecarlo de 1967.
1949-1985
Deslizarse de lado a lo largo de pequeños caminos nevados, flanqueados por árboles en un lado y rocas en el otro, en la oscuridad a velocidades de 160 km/h no es para todos. Pero en ninguna otra forma de deporte de motor el talento del piloto y del copiloto se pone tan a prueba. El Rally de Montecarlo (oficialmente Rallye Automobile de Monte-Carlo) es uno de los eventos de deportes de motor más duros del mundo. Se celebra en enero cuando las carreteras y pasos alpinos están cubiertos de nieve. El Rally de Montecarlo, fundado en 1911, comenzó originalmente en diferentes puntos de Europa, para converger en Montecarlo, en la Costa Azul. El casino del principado solía estar bastante vacío en esa época del año, lo que llevó a algunos avispados monegascos a crear un evento deportivo para un público adinerado. En los primeros días no se trataba tanto de pura velocidad, sino de la dureza y resistencia del hombre y la máquina.
En 1949, la primera edición después de la Segunda Guerra Mundial, Longines asistió por primera vez al rally como cronometrador oficial. La colaboración duraría más de 30 años. Con el tiempo, la velocidad y el tiempo se convirtieron en factores cada vez más importantes en el rally, aunque los pilotos seguían conduciendo por las carreteras públicas. En 1953, se introdujo la primera "etapa especial": se cronometró a los participantes para que cruzaran una carretera de 14,5 km por un paso cerrado al tráfico público. Una tarea a menudo complicada por la nieve y el hielo.

Esto fue exactamente lo que ocurrió el 22 de enero de 1971, cuando un total de 248 equipos de diez ciudades, incluidas Oslo, Atenas, Varsovia y Marrakech, compitieron en el 40.º Rally de Montecarlo. Porsche esperaba su cuarta victoria consecutiva, pero las cosas no salieron según lo previsto. Las continuas nevadas en los Alpes lo convirtieron en el rally más difícil desde 1956, y exigieron al conductor y el vehículo que dieran el máximo. De los 248 equipos que comenzaron, solo 22 llegaron a la meta.
Ganador del Rally de Montecarlo de 1970: Björn Waldegård (S) / Lars Helmer (S) conduciendo un Porsche 911 S/T.
Cronometradores de Longines utilizando el dispositivo de registro Printogines, diseñado especialmente para los deportes de rally, en el Rally de Montecarlo de 1961.
Las 17 etapas especiales fueron clave para el rally. Una de estas etapas llevó a los competidores a 1607 m por el paso de Turini (Col de Turini) por la noche. Miles de espectadores aguardaban para ver cómo derrapaban los automóviles. Para combatir el frío encendían fuegos con leña, pisoteaban la nieve y lanzaban bolas de nieve sobre el quepis de los gendarmes. Algunos tocaban guitarras con nostalgia, imaginando un Woodstock del automóvil. Una fuerte luz amarilla surgida de la nada barrió la nieve, la carretera se iluminó y apareció una Alpine A110 azul, entre tormentas de nieve y gritos.

Ove Andersson condujo su vehículo de carreras francés rápido hacia un estrecho cuello de botella, al borde del trompo. El vehículo de perfil delantero bajo se adentró en la noche con aullidos y rugidos, y perseguido por los gritos de sus seguidores. Al final de la sección de 23 km, Longines registró un tiempo de 22 minutos y 49 segundos. Nadie sería capaz de terminar la etapa más rápido. "Nunca antes había conducido tan rápido en carreteras heladas", dijo el copiloto David Stone (UK) al final. El mejor piloto de Porsche, Björn Waldegård de Suecia, se encontraba casi 30 segundos detrás del ganador, el Alpine A110: su nuevo Porsche 914/6 con motor central tenía más potencia en el asfalto que en la nieve.
Tras una competición de más de 66 horas y 5500 km, se declaró ganador al sueco Ove Andersson con su ultraligero (alrededor de 700 kg) Alpine, impulsado por un pequeño motor de 162 CV en la parte trasera. Lo siguieron los pilotos franceses Jean-Luc Thérier y Marcel Callewaert, que también conducían un Alpine A110. Björn Waldegård quedó tercero en su Porsche 914/6, según los relojes Longines, exactamente al mismo tiempo que el Alpine A110 de Jean-Claude Andruet. La intención de Porsche de impulsar las ventas de su nuevo modelo de motor central no había ido como se había planeado y en su lugar Alpine celebró su tremenda victoria en 1971. Al año siguiente, Sandro Munari y su Lancia Fulvia HF serían declarados ganadores de Montecarlo, mientras que en 1973 Alpine celebraría una triple victoria.











Rally de Montecarlo de 1971: Jean-Luc Thérier y Marcel Callewaert derrapando en un Alpine A110 1600. Terminaron en segunda posición.
Summary