26

Colaboración con Ferrari

Scroll
to explore
El legendario fabricante de coches de carreras confió en el cronometraje de Longines en los circuitos de Fórmula Uno, así como en su propio circuito de pruebas en Fiorano, Italia.
El Gran Premio de Mónaco de 1981: el trabajador Gilles Villeneuve (CAN) en su Ferrari 126CK. Ganó la carrera.
1980-1987
Los relojeros de Longines están en la pista de carreras desde los años iniciales con la legendaria escudería Ferrari. En 1949, en la primera carrera de posguerra en Brno, República Checa, los mecánicos de la Scuderia Ferrari llevaron por primera vez relojes Longines, adornados con el caballo rampante sobre la esfera. Algunos años más tarde, Sergio Scaglietti, el famoso diseñador y carrocero que trabajaba para Ferrari, recibió un reloj Longines como regalo personal de Enzo Ferrari, con el grabado de su nombre y el logo de Ferrari en la parte posterior. La relación con el fabricante de relojes de Saint-Imier floreció: el 1 de enero de 1980, Longines se convirtió en el cronometrador oficial de la escudería Ferrari de F1, tanto en las carreras como en las pruebas del circuito de Fiorano. Jean Campiche era el hombre de Longines en Ferrari. "Me sentí extraordinariamente feliz en este papel de ingeniero de cronometraje porque tenía mucha libertad, lo que me permitió introducir varias innovaciones en la cada vez más compleja tecnología del cronometraje", dijo. Campiche también era responsable de las instalaciones en la pista de pruebas de Fiorano, donde trabajaba principalmente en el desarrollo de fotocélulas y sensores para hacer del circuito "un laboratorio conectado".
El cronometrador de Longines registró los tiempos de unos quince coches cuyas prestaciones eran significativas para el director de carreras de la escudería Ferrari, que actuaba como entrenador de los pilotos. El canadiense Gilles Villeneuve fue el destacado piloto de la época. "Muy pronto nos hicimos amigos y confidentes", dijo Campiche sobre Villeneuve. "Joann, su esposa, fue de gran ayuda con el cronometraje, nada escapaba a sus ojos. Formábamos un equipo increíble". El director de equipo de Ferrari basó sus decisiones en los resultados del equipamiento Longines durante las pruebas y en el Gran Premio. En 1983, en vista de los resultados positivos de la cooperación, Ferrari y Longines renovaron su acuerdo por cuatro años más.







Gran Premio de Austria de 1986 (Österreichring): Michele Alboreto (ITA) en su Ferrari F1/86 (terminó en segunda posición).
Gran Premio de Canadá de 1981: Gilles Villeneuve, que terminó la carrera en tercera posición, habla con un periodista con el cronometrador de Longines Jean Campiche al fondo.
Summary