Skip to Main Navigation Skip to Content

Una historia del tiempo

Capítulo 1

UN SÓLIDO LEGADO DESDE 1832

Capítulo 2

UNA HISTORIA DE RELOJERÍA

Capítulo 3

LA EXPERIENCIA EN EL CRONOMETRAJE

Descubrir

EL ESPÍRITU PIONERO SIGUE VIVO

Capítulo 1

UN SÓLIDO LEGADO DESDE 1832

Capítulo 2

UNA HISTORIA DE RELOJERÍA

Capítulo 3

LA EXPERIENCIA EN EL CRONOMETRAJE

Descubrir

EL ESPÍRITU PIONERO SIGUE VIVO

un sólido legado desde 1832

Capítulo 1

Auguste Agassiz (izq.) y Ernest Francillon (der.), los fundadores de Longines

La historia de Longines comenzó hace 190 años.

1832

Auguste Agassiz y sus relojeros fundaron su taller en el pueblo suizo de St-Imier. Sin electricidad ni agua corriente, ni otro medio de comunicación que la diligencia, Agassiz y sus relojeros se plantearon un reto enorme. Perseguían una visión: destacar por su calidad.

1852

Reconociendo la necesidad de contar con alguien que comparte su visión, Agassiz invita a su sobrino a unirse a la empresa. El joven Ernest Francillon no tiene dudas ni temores ante la nueva era industrial: es el único camino. Jugará un rol importante en la evolución de la marca.

1867

Inspirado por su convicción, Francillon transforma el taller de relojería de su tío en una nueva fábrica. A partir de 1867, los artesanos de talento trabajan codo a codo bajo el mismo techo, asistidos por las máquinas. Longines es una de las primeras marcas relojeras suizas en mecanizar la producción de sus relojes. Gracias al uso de turbinas hidroeléctricas, la empresa mejora la calidad de sus componentes, produciendo relojes de alta calidad y precisión.

La Fábrica de Longines

La fábrica, localizada en Saint-Imier, se construyó en un campo llamado Les Longines ('largas praderas'). Longines adopta el nombre del campo como nombre de marca. Desde entonces, la fábrica de Longines ha permanecido en el mismo lugar.

1867
1867
1911
1911
1966
1966
Actualmente
Actualmente

Longines es la primera
marca registrada que sigue siendo válida hoy en día

Cuando se inaugura la fábrica, ya los relojes Longines llevan el logotipo del reloj de arena alado y un número de serie como protección contra las falsificaciones y garantía de autenticidad. El nombre de la marca tiene registro en Suiza desde 1880, y el logotipo desde 1889. En 1893 obtiene protección internacional cuando registra el nombre de la marca y el logotipo ante el United International Bureaux for the Protection of Intellectual Property, organismo anterior a la OMPI. Longines es la marca más antigua aún en activo en los registros de la OMPI. Aunque su aspecto gráfico ha evolucionado sutilmente a lo largo de los años, el reloj de arena alado de Longines ha permanecido en uso desde 1867.

Una historia de relojería

Capítulo 2
Con el tiempo, Longines ha creado una gran variedad de cronómetros, relojes e instrumentos para cronometraje de alta frecuencia. Los relojeros de Longines forjaron nuevos caminos, y si bien la marca continúa asumiendo desafíos y se mantiene a la cabeza de la vanguardia innovadora de la industria, nos sentimos muy orgullosos de la tecnología que hemos introducido al mundo a lo largo de los años.

LOS HITOS RELOJEROS
DE LONGINES

1878

Con sus nuevos procedimientos mecánicos, Longines produjo su primer cronógrafo de bolsillo, el calibre 20H. Se trata del primer mecanismo manufacturado por Longines que puede utilizarse para el cronometraje de precisión, un área de grandes inversiones para la marca desde finales del siglo XIX.

1908

Los relojeros de la marca presentaron el primer reloj de bolsillo con segundo huso horario en 1908. Este reloj operaba para el Imperio otomano (actualmente Turquía), con el objetivo de convertir la hora de Turquía en hora occidental. Agujas dobles de las horas y los minutos, basadas en un doble par de agujas centrales. Fue objeto de una solicitud de registro de patente en 1911.

1911

Longines lanza un reto a la industria relojera con la creación del primer cronógrafo de muñeca del mundo, basado en el calibre 19.73N de Longines.

1913

Desarrollo del primer calibre cronógrafo compacto de Longines para reloj de pulsera, el 13.33Z. Con su diámetro de 29 mm, representa un referente para los cronógrafos modernos. Este movimiento de calidad superior incluye un contador instantáneo de 30 minutos y tiene una precisión de un quinto de segundo.

1925

Los relojeros de la marca presentan el primer cronógrafo de pulsera con dos pulsadores independientes y función flyback. Este mecanismo permite la vuelta a cero e iniciar un nuevo cronometraje con una sola presión del pulsador. El modelo representado data de 1928.

1925

Longines desarrolla el primer reloj de pulsera que indica un segundo huso horario, el calibre 10.68N. Gracias a su aguja adicional de la hora, puede convertir la hora local en la hora del tiempo universal coordinado (UTC+0 u Hora Zulú). La bandera de la Z en la esfera representa Zero (UTC + 0) o más adelante la Hora Zulú. Las dos cuñas rojas de tres minutos indican periodos de silencio de radio para los operados de radio marítimos.

1927

En colaboración con el oficial de la fuerza naval estadounidense, Philip Van Horn Weems, Longines desarrolla el Weems Second Setting Watch. Gracias a una innovadora esfera central giratoria, permite sincronizar con precisión la aguja de los segundos con una señal de radio. Tuvo mucho éxito entre los navegantes y pilotos.

1931

Tras completar su famoso vuelo en solitario sin escalas sobre el Atlántico Norte en 1927, el piloto Charles A. Lindbergh inspiró a Longines la creación del primer reloj de pulsera con reloj giratorio para la astronavegación. El reloj Lindbergh Hour Angle, junto con un sextante y un almanaque náutico, permite a los aviadores calcular su posición geográfica guiados por las estrellas.

1936

La fábrica de Longines desarrolla el primer cronógrafo en serie con función flyback (calibre 13ZN). Es uno de los movimientos cronógrafo más avanzados tecnológicamente de su época. Longines solicita el registro de patente para el mecanismo flyback en 1936, y le es concedido en 1936,

1936

Con un movimiento 21.29 de alta precisión, Longines desarrolla el Siderograph, un cronómetro de astronavegación. Este dispositivo indica el tiempo sideral de Greenwich en grados, minutos y fracciones de minutos de arco, y permite calcular rápidamente la posición.

1937

Longines produce el primer cronógrafo realmente resistente al agua, con los típicos pulsadores en forma de setas. Fue objeto de una solicitud de registro de patente en 1938.

1942

Producción de una versión especial del legendario movimiento cronógrafo Longines 13ZN. Un contador de minutos con una aguja central roja cuenta los minutos transcurridos, los cuales son visibles en toda la esfera en vez de en una pequeña esfera auxiliar. Cuenta 60 minutos en vez de 30, y en la esfera auxiliar hay un contador de 12 horas.

1954

Longines lanza la Colección Conquest. Es el primer paso en una nueva estrategia de desarrollo de productos: la introducción de familias de productos. Conquest, registrada en Suiza el 3 de abril de 1954, es la primera familia de productos establecida.

1956

Al lanzamiento de Conquest le sigue la elegante colección Flagship, con su característico medallón con una carabela grabada en el fondo de la caja.

1958

Longines introduce el Longines Nautilus Skin Diver. Es el primer reloj de buceo de Longines para civiles. Su caja cuenta con la tecnología patentada de sellado "Compressor": mientras más profunda sea la inmersión, más presión se aplica a la junta, cerrando con más fuerza la caja.

1959

Después del Longines Nautilus Skin Diver, los relojeros desarrollaron un nuevo reloj de buceo icónico con dos coronas (calibre 19AS), conocido actualmente como Legend Diver. Este reloj, estanco hasta 120 m, cuenta con un disco interior giratorio bidireccional como protección ante los obstáculos submarinos, operado mediante una segunda corona.

1959

Longines manufactura el primer cronógrafo de pulsera de alta frecuencia con 36000 alternancias por hora (calibre 360), y obtiene el primer y segundo lugar en el concurso del reloj más preciso del Observatorio de Neuchâtel en 1961.

1967

Gracias a la inspiración del hito alcanzado con el calibre 360, y con el propósito de ofrecer una alternativa a los componentes electrónicos y el cuarzo de la competencia, Longines lanza el Longines Ultra-Chron. Se trata de un reloj de alta frecuencia con una precisión garantizada de "un minuto al mes", o lo que es lo mismo, dos segundos diarios.

1969

Longines desarrolla el primer reloj controlado con cuarzo, el Ultra-Quartz. Ofrece una precisión mayor que cualquier otro reloj de pulsera de producción.

1992

La marca del reloj de arena alado presenta La Grande Classique de Longines. Una colección emblemática que logra un éxito inmediato y duradero.

1997

Longines lanza la colección DolceVita, inspirada en el espíritu de la “Dolce Vita”. Gracias a su referencia a los modelos rectangulares de la marca de los años veinte, también encarna la elegancia atemporal de Longines.

2005

Longines presenta una colección destinada a perpetuar su tradición relojera: la Longines Master Collection. Todos los modelos de esta colección están equipados con movimientos mecánicos.

2007

Con la intención de satisfacer las necesidades de los deportistas que desean preservar la elegancia, Longines presenta su pilar deportivo. Incluye el HydroConquest y una nueva y modernizada colección Conquest.

2020

Diseñada de la misma manera que los relojes de los famosos pioneros de la aviación que confiaron el Longines para lograr sus hazañas, la marca del reloj de arena alado lanza su colección Spirit.

La experiencia
en el cronometraje

Capítulo 3
Como cronómetro profesional, Longines siempre se ha esforzado por desarrollar innovaciones ingeniosas, sumamente precisas y elegantes. La precisión cronométrica es clave en los deportes, ya que un lapso infinitesimal puede definir el resultado de una carrera. Por ello, atletas, esquiadores y jinetes deben poder confiar totalmente en las labores de cronometraje. A lo largo del tiempo, Longines ha contribuido de manera significativa a la evolución del cronometraje deportivo mediante el desarrollo de dispositivos que miden con precisión un quinto, décimo, centésimo y hasta millonésimo de segundo. Además la marca ha desarrollado innovadores equipos clave para satisfacer las necesidades de cronometraje de varios deportes.

LOS HITOS DE LONGINES EN EL CRONOMETRAJE

1912

Longines desarrolla el primer sistema electromecánico de cronometraje deportivo para la línea de partida y de meta. Utiliza alambres que al romperse inician o detienen el reloj respectivamente. Presentado por primera vez en el Festival Federal de Gimnasia de Basilea, el dispositivo utilizó el cuerpo de un corredor para romper un alambre conectado a un reloj al comienzo y al final de una carrera.

1914

Longines desarrolla el primer cronómetro con un movimiento de alta frecuencia con 36000 alternancias por hora capaz de medir una décima de segundo, basado en el calibre 19.73N.

1916

Longines desarrolla el primer cronómetro de alta frecuencia con 36000 alternancias por hora capaz de medir hasta una centésima de segundo.

1945

Tras las pruebas realizadas en 1937, Longines crea el primer dispositivo de haz de barrera basado en una célula fotoeléctrica para las competiciones deportivas. Presentado por primera vez en una carrera de esquí en Montana, remplaza el sistema del alambre roto: la interceptación del haz de luz activa el pulsador del cronógrafo. Este avance tecnológico mejora de manera significativa el cronometraje de los deportes tanto de verano como de invierno.

1949

Longines presenta la Chronocaméra. Este instrumento de alta precisión totalmente automático reacciona de manera instantánea a una señal y arroja tiempos fotografiados en 4 segundos. El ingenioso sistema incluye el primer reloj de cuarzo de Longines para el cronometraje deportivo. Registra el orden, número de partidas, llegadas, así como la hora, minuto y centésima de segundo.

1950

Para el Campeonato del Mundo de esquí alpino en Aspen, Longines utiliza unas nuevas puertas electromecánicas, las cuales registran la partida y llegada de cada competidor. Este sistema es de gran interés puesto que los cronómetros se activan exclusivamente con la acción del competidor.

1953

Longines desarrolla un nuevo reloj de cuarzo para el cronometraje deportivo, el cual obtuvo una serie de récords en el Observatorio de Neuchâtel. Así pues, el Longines Chronocinégines está equipado con una cámara de 16mm emparejada con un reloj de cuarzo que suministra a los jueces una serie de imágenes de los atletas acercándose a la meta y cruzándola, hechas cada centésima de segundo.

1956

Longines desarrolla un nuevo dispositivo revolucionario: el Contifort. Emparejado con un reloj de cuarzo, este proceso de registro permanente imprimía la posición en el tiempo y el espacio de los competidores en la meta. Permite fotografiar el lapso correspondiente a una centésima de segundo.

1956

Longines crea un dispositivo de cuarzo, el Chronotypogines: un cronógrafo equipado con una impresora de dos pistas. Este dispositivo de alta precisión registra el tiempo en una tira de papel: horas, minutos, segundos, décimas y centésimas de segundo, e incluso ofrece la posibilidad de apreciar la milésima de segundo. Cuenta con la certificación del Observatorio de Neuchâtel y se utiliza para el cronometraje de récords mundiales de velocidad.

Desde 2010

Los equipos de cronometraje de Longines en la actualidad incluyen un nuevo referente en el cronometraje deportivo: el Quantum Timer, con una alta precisión de una millonésima de segundo.

Deportes ecuestres

Desde su fundación hasta la actualidad, Longines ha mantenido una estrecha relación con el universo ecuestre. De hecho, el primer movimiento cronógrafo de Longines estaba albergado en una caja grabada con un jinete y su montura.

Estos relojes están presentes en los hipódromos estadounidenses desde la década de 1880, y gozan de gran popularidad entre los jinetes y los amantes de los caballos. La estrecha relación de Longines con el universo ecuestre desde sus inicios no es casualidad. Se basa en los valores compartidos. Ambos se caracterizan por una larga tradición, y destacan por su rendimiento y elegancia natural.

En 1912, Longines colaboró con una competición de salto por primera vez en Lisboa, Portugal. Esta conexión con los deportes ecuestres continúa prosperando en la actualidad. A lo largo de los años, numerosas competiciones ecuestres se han beneficiado de la calidad y fiabilidad de los cronógrafos y demás instrumentos desarrollados por Longines.

Esquí alpino


Temporizador de esquí profesional de alta frecuencia con manecilla de fracción de segundo
(cal. 24 líneas) que mide 1/10 de segundo (1938).

Longines también desarrolló el primer marcador luminoso con tiempos giratorios para el Campeonato Mundial de esquí nórdico en Zakopane en 1962, equipos de cronometraje deportivo electrónico completamente nuevos en 1968, y nuevos dispositivos que permitían desplegar directamente los resultados deportivos en las pantallas de televisión de todo el mundo en 1971..

Desde 2006, Longines es el socio principal y cronógrafo oficial de la Federación Internacional de Esquí (FIS). La marca del reloj de arena alado continúa cronometrando las carreras de esquí más famosas, y proporciona el pilar principal de la gestión de resultados en todos los eventos de la Copa del Mundo de esquí alpino y los Campeonatos del Mundo.


Temporizador de esquí profesional de alta frecuencia con manecilla de fracción de segundo
(cal. 24 líneas) que mide 1/10 de segundo (1938).

Esquiar en las montañas nevadas es uno de los deportes más populares en Suiza, el país de origen de Longines. En 1924, la marca cronometró por primera vez una carrera de esquí en Suiza. Unos años después, los cronómetros de Saint-Imier cronometraron los Campeonatos del Mundo de esquí en Chamonix (Francia). En 1939, Longines presentó un cronómetro de esquí con un movimiento de alta frecuencia y aguja de segundos intermedios, capaz de medir una décima de segundo.

Durante un Campeonato de esquí en Crans-Montana (Suiza) en 1945, Longines presentó la barrera de luz con fotocélula en la línea de llegada. Un avance técnico que activa los pulsadores del cronógrafo cuando un esquiador cruza la meta. Cinco años después, Longines crea otro dispositivo innovador para el cronometraje de las competiciones de esquí alpino: las puertas electromecánicas. Usadas por primera vez en los Campeonatos del Mundo de esquí en Aspen en 1950, registran tanto la salida como la llegada y se activan exclusivamente con la acción del competidor.

Rallies

En enero de 1949, automóviles de toda Europa participaron en la primera edición del Rally de Montecarlo tras la Segunda Guerra Mundial.
El cronometraje estuvo a cargo de Longines, un privilegio que la marca conservó durante más de 30 años. En 1955, la marca de Saint-Imier lanzó un dispositivo especial de impresión llamado Printogines. Equipado con un reloj con una reserva de marcha de 8 días, permitía a los competidores marcar su propia tarjeta en cada uno de los puestos de control a lo largo de una distancia de más de 5000 kilómetros.

Fiable y robusto, el dispositivo determinaba los tiempos ganadores oficiales con base en los registros de los pilotos en todos los puestos de control. Resultó tan útil que fue seleccionado para cronometrar todos los rallies famosos de la época, incluyendo Coupe des Alpes, el RAC Rally de Gran Bretaña, el TAP Rally en Portugal, y el Throusand Lakes en Finlandia, así como el Rallye Acropolis en Grecia y el Rallye de Côte d’Ivoire en África.

Carreras de ciclismo

El antiguo presidente de la Federación Francesa de Ciclismo, Jean Pitallier, cronometró personalmente cada edición del Tour de France desde 1973 hasta 1980 con un par de cronógrafos Longines de alta frecuencia (ref 7411).

En 1951, Longines recibió el encargo de cronometrar el evento de ciclismo más importante del mundo: el Tour de France. Esta carrera que recorre Francia fue una excelente oportunidad para probar un nuevo sistema que combinaba una cámara en la línea de llegada con un dispositivo que registraba el tiempo de cada participante en una película. Este sistema de cronometraje resolvió el problema de la foto finish, cuando competidores muy cercanos alcanzan la meta casi al mismo tiempo.

Fórmula 1


Gran Premio F1 Bélgica 1967: Graham Hill (Reino Unido) en un Lotus 49.

En 1949, Longines presentó su Chronocaméra: un instrumento completamente automático que arroja tiempos fotografiados y capaz de medir hasta una centésima de segundo. Resultó tan convincente que la Federación Internacional del Automóvil lo certificó en 1950.
El mismo año, la temporada inaugural de Fórmula 1, Longines cronometró el famoso Grand Prix de Mónaco e Indianapolis 500 en Estados Unidos, así como carreras de Fórmula 1 en Barcelona (España), Buenos Aires (Argentina), Spa (Bélgica) y Zandvoort en los años siguientes.

Para 1956, Longines había desarrollado Chronotypogines, dispositivo que empleaba un sensor para iniciar y detener el cronometraje automáticamente. Este sistema no tardó en ser adoptado por la Federación Internacional del Automóvil. En 1980, Longines lanzó (con Olivetti) un nuevo método para cronometrar cada automóvil de manera independiente con ondas de radio.
Esto resultó en la designación de Longines como cronómetro oficial de todas las carreras de Fórmula 1 desde 1982 hasta 1992.

Juegos de la Mancomunidad

Esta colaboración destaca la ingeniosidad y precisión de los instrumentos de cronometraje de Longines.

Desde 1962, Longines es también el socio y cronómetro oficial de los Juegos de la Mancomunidad.
En cada edición, los cronometradores, anotadores, especialistas deportivos y administradores de datos ponen su experiencia y dispositivos a disposición de las federaciones deportivas y los atletas de toda la Mancomunidad.

LOS PIONEROS QUE
CONFIARON EN LONGINES